lunes, 12 de septiembre de 2016

Leyendo "Nadie se muere de esto" - #11

Nadie se muere de esto, Fátima Casaseca 

Editorial Debolsillo

Comprar aquí
Sinopsis: 


La certeza de que su novio le es infiel conduce a Elena a una crisis que le hará replantearse su vida por completo, y descubrir así una nueva necesidad: la de encontrarse a sí misma.
Para las que quieren encontrarse a sí mismas.
Para las que nadan contracorriente.
Para las valientes.

Elena, de treinta y tres años, lee un mensaje sospechosamente cariñoso que su novio envió a una desconocida por Facebook hace un año. Se queda de piedra. No lo puede creer... ¿Alberto? Parece imposible. Siempre ha sido un novio atento y cariñoso. El chico perfecto, el yerno ideal.
Elena está tan sorprendida que no sabe cómo reaccionar. Siente que necesita aclarar las ideas antes de enfrentarse a Alberto. Cuando apareció en su vida, él le ofreció la estabilidad que había perdido tras una devastadora experiencia sentimental. Ahora que todo parece desmoronarse a su alrededor, resurgen las dudas diluidas en una vida cómoda y, por qué no, deseable: ¿Qué siente en realidad por Alberto? ¿A dónde va su relación con él? Y la más importante: ¿Qué quiere hacer con su vida?
Elena empieza a cuestionarse todo lo que la rodea, empezando por la imagen que tiene de sí misma. Descubrirá que no es, ni de lejos, tan valiente como pensaba. Porque Elena presiente que debe tomar la decisión más importante a la que se haya enfrentado jamás. Es ahora o nunca.



Opinión personal: 

Este es un libro contado en primera persona donde la voz principal es Elena, una chica de treinta y tres años que siente que vive en un constante inpass y al descubrir los supuestos mensajes de una chica hacia su novio en facebook, comienza un ciclo de diversos estados de ánimo y se ve arrastrada por las circunstancias.

La historia está escrita en lenguaje coloquial, sin palabras rebuscadas ni florituras, lo que se agradece, ya que no suelo leer mucho contemporánea porque no me gustan ese tipo de historias. Es muy fácil meterse en la piel de Elena, ¿quién no ha sentido alguna vez que su vida parece no avanzar? ¿Quién no se ha sentido presionado por las normas de la sociedad? que en cuanto tienes cierta edad y pareja ya quieren casarte, después que tengas un hijo y después de ese otro más, pero ya quédate ahí, porque si tienes más de dos o tres ya es sobrepasar el límite socialmente admitido y ya no entras dentro de "su" normalidad.

En fin, que me voy por los cerros de Úbeda, que es fácil sentir cierta empatía con Elena, aunque el pobre Alberto me da mucha pena, sobre todo al final.

Es una historia entretenida, rápida de leer, me la he devorado en tres sesiones de lectura, y que recomiendo para pasar un buen rato y desconectar, además que el final te deja pensando y si no estás muy seguro con tuvida, puede que te haga plantearte muchas cosas.
Sobre todo me quedo con esta frase, la que más me ha gustado de todo el libro y la que más me ha marcado:


"La vida, la de cada uno, no necesita demasiado para desmoronarse y perder el sentido que le damos"

Le doy 4 estrellas de 5

No hay comentarios:

Publicar un comentario